La Ley Natural Y La ‘Luz De La Naturaleza’ En Las Confesiones Reformadas

En la época moderna, especialmente en el siglo XX, muchos reformados se sintieron incómodos con el lenguaje reformado tradicional relativo a la «ley natural». Como alguien que empezó a entrar en el mundo reformado alrededor de 1980, la mayoría de los reformados eran hostiles a cualquier noción de «ley natural». Normalmente se asociaba con expresiones de autonomía o racionalismo. Por tanto, fue un poco difícil cuando, como estudiante universitario, leí por primera vez las Instituciones de Calvino (1559) y descubrí que se refería bastante a la «ley natural». Me resultaba difícil conciliar la forma en que él y otros teólogos del período clásico de la teología reformada hablaban de la ley natural con la forma en que lo hacían mis contemporáneos.

Resulta que mis contemporáneos ignoraban la antigua doctrina reformada de la ley natural o la confundían con otra versión de la ley natural que no era reformada. He aquí un ensayo temprano sobre la doctrina de la ley natural de Calvino que distingue su uso y visión de esta de la de otros (por ejemplo, Aquino). Para aquellos que son profundamente escépticos sobre la posibilidad de una doctrina reformada sobre la «ley natural», consideren la relativa frecuencia con la que las confesiones reformadas hablan sobre la ley natural y la revelación natural en general.

La Confesión de Fe de Westminster

La Confesión de Fe de Westminster comienza así:

Aunque la luz de la naturaleza y las obras de creación y de providencia manifiestan la bondad, sabiduría, y poder de Dios de tal manera que los hombres quedan sin excusa, sin embargo, no son suficientes para dar aquel conocimiento de Dios y de su voluntad que es necesario para la salvación.

Nótese que los teólogos no dijeron que la luz de la naturaleza «no es suficiente» para el gobierno civil, sino para la salvación. Para los teólogos, como para Calvino, el gobierno civil es una cosa, la salvación es otra. Los teonomistas confunden estas dos cosas con demasiada frecuencia.

La Confesión afirma:

Hay algunas circunstancias tocantes a la adoración de Dios y al gobierno de la iglesia, comunes a las acciones y sociedades humanas, que deben arreglarse conforme a la luz de la naturaleza….

Nótese que los divinos enseñaron que hay algunas circunstancias «comunes a las acciones y sociedades humanas» que son ordenadas por la «luz de la naturaleza». Los teólogos utilizan la expresión «la luz de la naturaleza» en contextos similares en las Preguntas y Respuestas 2, 60, 121, 151 del Catecismo Mayor de Westminster (gracias a David VanDrunen por indicarme las referencias del Catecismo Mayor).

Los teólogos no compartían el escepticismo teonómico/barthiano sobre la revelación natural y la ley natural. Si recuerdo bien mis clases de historia, los divinos no escribieron durante la Ilustración. Creo que eran cristianos y reformados.

Merece la pena observar la frecuencia con que los teólogos hablan de «la naturaleza» de esto o aquello, incluida la naturaleza humana de Cristo (cap. 8). Sí, la revelación especial nos enseña mucho sobre la naturaleza humana de Cristo, pero no todo. Las Escrituras suponen, al igual que los teólogos que, si nuestra percepción sensorial funciona correctamente, percibimos con ellas la verdad sobre la naturaleza humana. La Escritura no nos enseña qué es un brazo, una pierna o la piel, ni siquiera cómo se come. De hecho, la Escritura no nos enseña muchas cosas sobre la vida cotidiana o la existencia humana natural. No pretende enseñarnos esas cosas. Pretende enseñarnos sobre el pecado y la salvación. ¿Cómo sabemos qué clase de humanidad tenía Jesús, que es realmente consustancial con nosotros? Lo sabemos porque sabemos por experiencia lo que es la humanidad y sabemos por la Escritura que era como nosotros en todos los aspectos, salvo en el pecado. Si nos volvemos escépticos sobre la «naturaleza» como fuente genuina de conocimiento, ponemos en peligro nuestra cristología.

El mismo tipo de argumento se aplica a la doctrina de los sacramentos (29:5). Los teólogos suponen que sabemos qué son el pan y el vino y cuál es su naturaleza. La Escritura no nos enseña cuál es la «sustancia y naturaleza» del pan y del vino, sólo que siguen siendo sustancialmente pan y vino. Necesitamos que la Escritura nos enseñe qué son los sacramentos, pero la naturaleza nos enseña qué son el pan y el vino.

Los Cánones de Dort (RE 1.4) hacen una distinción similar entre lo que «la luz de la naturaleza» puede y no puede hacer. La luz de la naturaleza es insuficiente para la salvación, pero es suficiente para ordenar la vida civil común. Esta enseñanza es explícita en CD 3/4/.4:

Sin embargo, desde la caída, quedan en el hombre destellos de luz natural, por los que conserva cierto conocimiento de Dios y de las cosas naturales, y de la diferencia entre el bien y el mal, y muestra cierta consideración por la virtud y por el buen comportamiento exterior. Pero esta luz de la naturaleza está tan lejos de ser suficiente para llevarle al conocimiento salvador de Dios y a la verdadera conversión, que es incapaz de usarla correctamente incluso en las cosas naturales y civiles. De ninguna manera, además, esta luz, tal como es, el hombre de diversas maneras la contamina por completo y la obstaculiza en la injusticia, con lo cual se hace inexcusable ante Dios.

La Confesión dice (10:4) “. . . aunque sean tan diligentes como para conformar sus vidas de acuerdo a la luz de la naturaleza. . .” Ella asume que es posible que los seres humanos ordenen sus vidas según la «luz de la naturaleza». Una vida así vivida se vive según la ley natural. Esta observancia de la ley es insuficiente para la salvación, pero la vida civil trata de la ley, no de la salvación.

En otro lugar indica (20.4) “. . . Además, los que publican tales opiniones, o mantienen tales prácticas, puesto que son contrarias a la luz de la naturaleza. . .” Sobre la libertad cristiana, los divinos conectan «los poderes» ordenados por Dios para mantener el orden (¡lo que fue un problema durante la guerra civil inglesa!) con esta molesta expresión, «la luz de la naturaleza». Este lenguaje y forma de pensar sobre la vida civil estaba bien y profundamente arraigado en la ortodoxia reformada de los siglos XVI y XVII.

En este artículo la Confesión contrasta incluso esta fuente de conocimiento con las leyes «ceremoniales» que habían caducado por haberse cumplido (21.1):

La luz de la naturaleza muestra que hay un Dios que tiene señorío y soberanía sobre todo; es bueno y hace bien a todos; y que, por tanto, debe ser temido, amado, alabado, invocado, creído, y servido, con toda el alma con todo el corazón y con todas las fuerza.

Los teólogos hacen un punto similar al contrastar la función general de la «ley de la naturaleza» que nos enseña que «una debida proporción de tiempo» debe «apartarse para el culto de Dios» y luego contrasta esa ley general con la enseñanza específica de la Escritura respecto al Sabbat cristiano (21.7).

El contraste aquí es entre la vida común y el culto declarado. La primera se vive según «la luz de la naturaleza». En lugar de aplicar el RPW (Principio regulador del culto) a «toda la vida» (y, por tanto, a ninguna en realidad), los teólogos distinguen entre la vida cotidiana y el culto establecido. El Principio Regulador se aplica a este último. Se deriva de la revelación especial, no de la general. Sin embargo, no hay que pasar por alto el hecho de que, una vez más, los teólogos apelan a la revelación natural. Siempre suponen que, para la vida civil y el orden, se puede conocer. Llegan incluso a enseñar que «la ley de la naturaleza» enseña «que, en general, una debida proporción de tiempo debe reservarse para el culto….».

Conclusión

A diferencia de algunos reformados contemporáneos, los teólogos creían que existe una ley natural, que puede ser y es conocida, que contiene preceptos específicos que son revelados con suficiente claridad para ser aplicados, incluso por los no regenerados, a casos específicos. El escepticismo que algunos han demostrado hacia la perspicuidad de la ley natural no sólo es abiertamente tardío-moderno (¿quién puede saber algo en realidad?), sino contra confesional.

NOTAS

  1. Los subtítulos no hacen parte del artículo original, se publica así para hacer la lectura más fácil.

Translated by Catolicismo Reformado.

This article in English.


RESOURCES

Heidelberg Reformation Association
1637 E. Valley Parkway #391
Escondido CA 92027
USA
The HRA is a 501(c)(3) non-profit organization


Subscribe to the Heidelblog today!


Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comments are welcome but must observe the moral law. Comments that are profane, deny the gospel, advance positions contrary to the Reformed confession, or irritate the management are subject to deletion. Anonymous comments, posted without permission, are forbidden.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.