¿Qué Es Y Qué No Es Nuevo En El Nuevo Pacto?

Dado que la tradición o tradiciones bautistas parten de una serie de supuestos que, en algunos aspectos importantes, son distintos de aquellos con los que operan las iglesias de la Reforma en lo que respecta a la historia de la redención, puede ser un reto para los que pertenecemos a la Tradición Reformada comunicarnos con nuestros amigos bautistas (y ellos con nosotros). Mis amigos bautistas me han preguntado con frecuencia: «En la teología Reformada, ¿qué hay realmente de nuevo en el Nuevo Pacto?». A menudo he cedido a la tentación de intentar responder a la pregunta bautista sobre bases esencialmente bautistas. Ahora me doy cuenta de que es un error. En el espíritu de la época me estoy dando una segunda oportunidad.

Una sustancia, múltiples administraciones

Cuando mis amigos bautistas me preguntan qué hay de nuevo, según la teología Reformada, en el Nuevo Pacto, casi siempre están asumiendo cosas que la tradición Reformada no asume. Por ejemplo, cuando un bautista dice «Nuevo Pacto», normalmente asume (con excepciones) que el Pacto de Gracia fue prometido antes del Nuevo Pacto, pero que en realidad nunca ha existido en la historia. Así, parten de una visión de la continuidad del Pacto de Gracia radicalmente distinta de la que tienen los reformados. Es decir, en su visión, el Pacto de Gracia no existe realmente en la historia hasta que surge el Nuevo Pacto. Por lo tanto, en la medida en que un bautista comienza con esa suposición, la misma pregunta «¿qué hay de nuevo en el Nuevo Pacto?» es una pregunta capciosa. Desde la perspectiva bautista, la respuesta es: todo. Sin embargo, desde una perspectiva Reformada, la respuesta es más compleja.

Tal como los reformados entienden la historia de la redención, hay un Pacto de Gracia, que une toda la historia redentora, el cual fue administrado a lo largo de la historia de la redención. La aparición del Nuevo Pacto no representa la primera incursión del Pacto de Gracia en la historia. En realidad, el Pacto de Gracia ha estado en, con y bajo los tipos y sombras (es decir, el Antiguo Testamento) a través de los cuales la salvación fue revelada y administrada progresivamente durante miles de años antes de la venida de Cristo. Cuando Dios el Hijo vino a Adán y Eva, después de la caída, articuló la promesa del Pacto de Gracia:

«Pondré enemistad entre tú y la mujer, y entre tu simiente y su simiente; Él te herirá en la cabeza, y tú lo herirás en el talón» Génesis 3:15

Según la teología Reformada, eso fue una administración del Pacto de Gracia. También lo fueron las promesas hechas a Noé en Génesis 6:18 «Pero estableceré Mi pacto contigo. Entrarás en el arca tú, y contigo tus hijos, tu mujer y las mujeres de tus hijos». Las promesas hechas a Abraham en Génesis 12, 15 y 17 fueron administraciones del Pacto de Gracia. El pacto mosaico también fue una administración del Pacto de Gracia, al igual que el pacto davídico. El Nuevo Pacto es una administración del Pacto de Gracia.

Así, en un sentido muy esencial, una parte de la respuesta a la pregunta «¿qué hay de nuevo en el Pacto de Gracia?» es: nada.

La sustancia del Pacto de Gracia es la misma bajo los tipos y sombras y hoy, en el Nuevo Pacto, Dios el Hijo prometió ser nuestro Redentor y cumplió esta promesa en el Nuevo Pacto. El Hijo prometió ser nuestro Redentor y cumplió esta promesa en su encarnación, obediencia, muerte, resurrección y ascensión.

Lo que es nuevo es más grande de lo que crees

La interpretación bautista del Pacto de Gracia, por razones comprensibles, tiende a centrarse en los beneficios del Pacto de Gracia y particularmente en la aplicación del pacto a los creyentes individuales. Mientras que los reformados piensan en el Pacto de Gracia como algo que es objetivo para nosotros, que se administra externamente, y a través del cual los elegidos reciben los beneficios de Cristo, es decir, los beneficios del Pacto de Gracia internamente, nuestros amigos bautistas tienden a pensar en el Pacto de Gracia únicamente como la agrupación de aquellos que ya han recibido a Cristo y sus beneficios. No piensan en la administración del Pacto de Gracia como nosotros. El pacto no se administra en la iglesia visible, sino que la iglesia visible, que comprende una congregación de personas regeneradas, se limita a reconocer a aquellos que ya han recibido los beneficios.

También es comprensible a la luz del lenguaje que vemos en Jeremías 31:31-33:

Vienen días», declara el Señor, «en que haré con la casa de Israel y con la casa de Judá un nuevo pacto, no como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, Mi pacto que ellos rompieron, aunque fui un esposo para ellos», declara el Señor. «Porque este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días», declara el Señor. «Pondré Mi ley dentro de ellos, y sobre sus corazones la escribiré. Entonces Yo seré su Dios y ellos serán Mi pueblo.

Mientras que los reformados siempre han entendido que esta promesa indica un contraste en términos relativos, nuestros amigos bautistas tienden a pensar en este pasaje en términos absolutos. El contraste, sin embargo, en el pasaje (en sus propios términos) es entre el Antiguo (es decir, la administración del Pacto de Gracia Mosaico), y el Nuevo. Según los capítulos 7-10 de Hebreos, lo que en efecto se sustituye es el pacto mosaico. Además, mientras que los reformados tienden a entender el lenguaje de Jeremías como figurativo (específicamente hipérbole, donde el Nuevo Pacto se caracteriza en términos del Antiguo Pacto), nuestros amigos bautistas tienden a tomarlo más literalmente como una característica definitoria del Nuevo Pacto, apoyando su convicción de que el Nuevo Pacto está compuesto enteramente por personas regeneradas.

En el pasado he pasado por alto con demasiada rapidez y facilidad la segunda y más importante parte de la respuesta a la pregunta: Dios Hijo se encarnó. Ese era el núcleo del Pacto de Gracia prometido y administrado a través de tipos y sombras. Según Hebreos 11, todos los creyentes bajo los tipos y sombras buscaban a Cristo. No buscaban la tierra. Si hubieran deseado tierra, la habrían tenido. Abraham estaba dispuesto a sacrificar a Isaac porque creía que Dios resucitaría de entre los muertos a su hijo prometido. Moisés abandonó todas las riquezas de Egipto por el oprobio de Cristo. Algunos fueron torturados y otros martirizados por causa de Cristo.

Todos buscaban una cosa, a Cristo. Pedro escribió:

Acerca de esta salvación, los profetas que profetizaron de la gracia que vendría a ustedes, diligentemente inquirieron y averiguaron, procurando saber qué persona o tiempo indicaba el Espíritu de Cristo dentro de ellos, al predecir los sufrimientos de Cristo y las glorias que seguirían. A ellos les fue revelado que no se servían a sí mismos, sino a ustedes, en estas cosas que ahora les han sido anunciadas mediante los que les predicaron el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas a las cuales los ángeles anhelan mirar. 1 Pedro 1:10-12

En el Nuevo Pacto tenemos a Aquel, en la carne, por el cual ellos esperaban. Cristo es la sustancia del pacto. No sólo se les prometió en el futuro, sino que estuvo con ellos bajo los tipos y las sombras (p. ej., 1 Co 10:1-4; Judas 5 en Nestle-Aland 28). Sin embargo, no estaba con ellos en la encarnación. Los Apóstoles tocaron realmente a Dios el Hijo encarnado (1 Jn 1:1-3). Dios está con nosotros (Emanuel). Él tocó a la gente. Se sentó a la mesa con ellos. Lloró. Sufrió. Fue crucificado, muerto, sepultado y resucitado. Le vieron ascender (Hch 1,9) y le veremos venir de nuevo en gloria.

La novedad del Nuevo Pacto

Dios Hijo cumplió la promesa que hizo a Adán, Noé y Abraham. La simiente de Abraham y la simiente de la mujer aplastaron la cabeza de la serpiente, así como la serpiente hirió su talón. Él ha venido. Ha vencido (Juan 12). Está atrayendo hacia sí a todas las naciones.

Es un error de proporciones significativas pasar por alto esta realidad al explicar la naturaleza del Nuevo Pacto. Es imposible ensalzar suficientemente la gracia y la misericordia de Dios para con nosotros en que, en la administración del Nuevo Pacto del único Pacto de Gracia, ya no estamos bajo los tipos y las sombras. No estamos esforzándonos, buscando, esperando que Él venga algún día. Él ha venido y ha hecho todo lo que prometió hacer. No hay más tipos y sombras. Las leyes ceremoniales (religiosas) han caducado. Estamos libres de las leyes alimentarias, de la obligación religiosa de la circuncisión, del lavado de manos, etc. El sacerdocio ha sido reemplazado por el sacerdocio de Melquisedec porque Cristo tiene un sacerdocio y vida indestructibles (ver todo Hebreos). Tenemos un gran Mediador y Sumo Sacerdote que nunca muere. Él es el Cordero, el Templo y el Sacerdocio. Todos los tipos y sombras han cumplido su propósito. El muro de separación ha sido derribado (Ef 2:11-22). Las leyes judiciales, excepto en la medida en que reflejan la ley natural universal, han caducado. Ya no hay pueblos nacionales de Dios. Dios Espíritu está atrayendo a Cristo a personas de todas las naciones. La Iglesia, la asamblea del Nuevo Pacto, es transcultural, transnacional y translingüística.

Es semi-escatológico

Hay al menos otro aspecto de la respuesta a la pregunta que debe mencionarse, aunque sólo sea porque a menudo se pasa por alto. Las personas bajo los tipos y sombras miraban hacia adelante en la historia, pero también miraban hacia arriba, al cielo, al estado final. Acerca de Abraham, Hebreos escribió:

Por la fe habitó como extranjero en la tierra de la promesa como en tierra extraña, viviendo en tiendas como Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa, porque esperaba la ciudad que tiene cimientos, cuyo arquitecto y constructor es Dios. Hebreos 11:9-10

Abraham tenía una fe escatológica. Esperaba un reino y un Rey celestiales. Hebreos explica acerca de todos los creyentes que vivieron bajo los tipos y sombras:

Todos estos murieron en fe, sin haber recibido las promesas, pero habiéndolas visto desde lejos y aceptado con gusto, confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra. Porque los que dicen tales cosas, claramente dan a entender que buscan una patria propia. Y si en verdad hubieran estado pensando en aquella patria de donde salieron, habrían tenido oportunidad de volver. Pero en realidad, anhelan una patria mejor, es decir, la celestial. Por lo cual, Dios no se avergüenza de ser llamado Dios de ellos, pues les ha preparado una ciudad. Hebreos 11:13-16

Estaban mirando hacia arriba en busca del Salvador y de la salvación de la ira venidera. Esto significa que el Pacto de Gracia nunca fue terrenal en sustancia. Siempre fue celestial en sustancia. Fue administrado a través de tipos y sombras terrenales y un pueblo nacional terrenal, pero esas eran características accidentales, es decir, no esenciales. Cuando Cristo vino, trajo consigo el Reino de Dios o el Reino de los Cielos. En él entramos en el lugar santísimo (Heb 9:12; Heb 10). El cielo se ha abierto a nosotros y para nosotros. Somos alimentados en la Mesa del Señor, en el cielo, por así decirlo, con el cuerpo y la sangre «propios y naturales» de Cristo (Confesión Belga Art. 35).

Siempre estaban anticipando la realidad celestial, pero ahora, en Cristo, dicha realidad celestial ha entrado en la historia. Se han inaugurado los «últimos días». Vivimos una existencia semi-escatológica, con una ciudadanía celestial (Fil 3:20), como peregrinos, extranjeros y forasteros.

El Nuevo Pacto no es el cielo, pero se puede ver desde aquí. Por eso es tan importante el «semi». La iglesia visible sigue siendo mixta. Todavía hay «nubes sin agua» en nuestras fiestas de amor (Judas 12). Todavía hay herejes (2 Tim 2:17). Quedan los que pisotean la sangre de Cristo y profanan la sangre del pacto (Heb 6:4; 10:29). Saborean los poderes del siglo venidero, pero sólo comen para su condenación.

¿Qué hay de nuevo en el Nuevo Pacto? Tomando prestada una frase, «mucho en todos los sentidos» y nada. Ambas cosas son ciertas al mismo tiempo. Alabado sea Dios por la sustancia del único Pacto de Gracia y por la bendición de vivir en esta maravillosa nueva administración.

Translated by Catolicismo Reformado.

This article in English.


RESOURCES

Heidelberg Reformation Association
1637 E. Valley Parkway #391
Escondido CA 92027
USA
The HRA is a 501(c)(3) non-profit organization


Subscribe to the Heidelblog today!


One comment

Comments are closed.